La mision (Shura x Fenrir)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La mision (Shura x Fenrir)

Mensaje  spicadevirgo66 el Vie Jun 19, 2009 3:05 pm

Drama, contiene escenas de lemon.

LA MISION (Shura x Fenrir)

CAPITULO 1

Tras unas merecidas vacaciones por el Pirineo Aragonés, el caballero Shura de Capricornio regresó al Santuario de Atena. Cuando llegó al Coliseo los otros caballeros lo saludaron y le preguntaron qué tal le habían ido las vacaciones.
Paso un rato charlando con sus compañeros y se enteró de que Camus aún estaba en Francia, Mu y Shaka se habían ido juntos a viajar por el Tibet y la India, para después pasar una semana en China de visita al caballero de Libra en los 5 Picos y que Aldebarán saldría al día siguiente para ver los carnavales en Río de Janeiro.

Shura llegó a su templo bastante cansado por un día tan largo y lo único que le apetecía era darse un buen baño e irse a dormir.
Mientras la bañera se llenaba de agua muy caliente, Shura se desnudaba desparramando la ropa por el suelo sin importarle lo más mínimo por donde cayera, ya la recogería al día siguiente.
Una vez que la bañera se llenó puso un poco de gel que olía a pino y se tumbó en ella cuan largo era, dejando que la humedad y el calor del agua acariciaran su cansado y fornido cuerpo. Sus ojos se cerraron para reminiscir sobre los sucesos de los últimos días.

Flashback

!Por fin llegó el dia! pensó el caballero de Capricornio. Aquella tarde se puso en camino hacia el aeropuerto junto con Camus de Acuario.
El caballero francés iba de vacaciones a su tierra natal a visitar a algunos familiares a los que no había visto desde hacía mucho tiempo, porque normalmente pasaba su tiempo entre el Santuario en Grecia y en entrenar a sus alumnos en Siberia, así que esta vez le apetecía un cambio de escena. Como el vuelo de Shura hacía escala en París decidieron ir los dos juntos aunque no se conocieran muy bien, aunque al ser vecinos había un buen trato entre ellos.

Cuando llegaron a su destino cada uno siguió por su camino y cuatro horas después, Shura había atravesado la frontera pirenaica y se encontraba de nuevo en su pueblecito perdido en las montañas.
Aunque sólo permaneció allí durante dos semanas, éstas fueron increíbles y tuvo la oportunidad de pasar mucho tiempo al aire libre y estudiar la flora y fauna ibéricas, su gran pasión. Incluso llegó a participar en el concurso de bailes regionales con el grupo del pueblo, que ganaron gracias a los ágiles movimientos y porte del caballero de Capricornio, pero lo mejor de todo fue el ver a sus amigos de la infancia y a veces irse de correrías con ellos por la noche.
Se sentía bien recordando viejos tiempos y su alegría no tenia límites al encontrarse de nuevo en el lugar en el que creció, con la gente más cercana a su solitario corazón y por la que derramaría hasta la última gota de su sangre.

Fin flashback.


Shura comenzó a despertarse de su sueño cuando notó que el agua se había enfriado bastante, pero como sentía que su cuerpo estaba completamente relajado, no quería salir aún de la bañera, así que abrió el grifo del agua caliente y ésta salió hasta que el caballero quedó satisfecho con su temperatura.

Las vacaciones habían sido una muy buena idea, sobretodo porque durante un tiempo pudo olvidarse del ser que tantos sobresaltos le había ocasionado desde hacía ya bastante tiempo. La sensación era mucho más intensa que la que anteriormente había sentido por el supuesto traidor al Santuario, Aioros de Sagitario, al que había amado más que a su propia vida antes de....
El recuerdo del joven asgardiano a veces le asaltaba como lo hacía ahora, súbitamente, sin saber por qué y sabía que tarde o temprano habría de enfrentarse a él.

Justo acababa de salir de la bañera y haber cogido una toalla, que oyó que alguien llamaba o mejor dicho, aporreaba la puerta. Ante tal insistencia se colocó la toalla alrededor de la cintura y !cuál sería su sorpresa cuando abrió la puerta y vio a quien detrás de ella se encontraba!.
-Buenas noches, Shura. ¿Puedo pasar?
-!Fenrir!...

CAPITULO 2
Todo entre ellos había comenzado seis años atrás cuando fue enviado al norte de Europa, concretamente a un lugar eternamente cubierto por los hielos llamado Asgard. Alli existía otro santuario con caballeros de similar rango al suyo, que defendían a su dios: Odín.
Unos terribles rumores habían llegado hasta el Santuario de Atena pues se rumoreaba que la sacerdotisa de Odín, la máxima autoridad en Asgard había perdido la razón y las gentes del lugar estaban sufriendo muchísimas penurias. Shura había sido enviado como embajador a aquel lugar para averiguar la certeza de aquellos rumores y quién o quienes exactamente estaban detrás de ellos, lo que sin duda ayudaría a prevenir una terrible tragedia y de paso salvar muchísimas vidas.
A pesar de que no le agradaba la idea de tener que ir a un país tan lejano y tan frío porque en su opinión hubiera sido mejor que Camus fuera a cumplir esta misión, Shura disipó aquellos pensamientos rápidamente porque como el caballero más leal a Atena habría preferido la muerte a decepcionarla en lo más mínimo. De todas formas, desafortunadamente, el acuariano se encontraba en aquellos momentos en Rusia cumpliendo otra.

Cuando llegó a su lugar de destino era ya de noche y se dirigió a una posada donde le dieron una habitación. Shura llevaba ropas normales y había tomado la precaución de que se asemejaran a las de la gente que habitaba aquella región tan inhóspita. No había querido ponerse la armadura dorada para no atraer la atención en aquel lugar desconocido en el que presentía que de algún modo su vida corría peligro.
Tras una sencilla cena, puesto que las gentes eran muy pobres, se fue a su habitación y cayó dormido en su lecho con la ropa de viaje aún puesta, la caja de la armadura estaba al lado de la cama.

Unas horas más tarde los aullantes lobos de aquella región lo despertaron. A Shura aquellos animales no le preocupaban puesto que en donde él había crecido los lobos rondaban y a veces en las noches del crudo invierno incluso bajaban a los pueblos en busca de alimento.
Al no poder conciliar el sueño, salió de su habitación para poder respirar unas bocanadas de aire fresco. Cerca de su lugar de alojamiento había un frondoso bosque de altísimas coníferas, del que a medida que se acercaba, Shura se apercibió de que había un viejo camino casi oculto por la maleza a través de la que divisó unas ruinas en la lejanía. Cuando tras unos minutos llegó a un claro en el camino, vio que delante suyo se hallaba un enorme lobo gris que lo miraba de frente.

Shura no sintió miedo ya que el animal se encontraba solo y no mostraba signos de agresividad. Aún así, se quedó quieto ya que no llevaba su armadura puesta y no quería provocar ninguna reacción inesperada por un animal que fácilmente podría despedazarle.
Sin embargo, el lobo parecía querer que Shura se le acercara y miraba constantemente hacia las ruinas. El caballero se percató del mensaje del animal y decidió seguirlo. Al llegar a las ruinas que antes había divisado, el lobo lo guió hacia el lugar donde yacía el cuerpo inerte de un adolescente.
Shura se acercó al jovencito, el cual estaba más muerto que vivo, con unas heridas muy profundas a través de las que había perdido una gran cantidad de sangre. Las heridas no se habían infectado demasiado en parte debido al extremo frío que hacía y también a que el lobo las había lamido. El chico no había muerto congelado gracias al animal que compartió el calor de su cuerpo con él, aunque estaba inconsciente y balbuceaba incoherentemente.

CAPITULO 3
Mientras asesoraba el estado del chico, empezó a levantarse una horrible ventisca y la nieve empezó a acumularse de nuevo.
Shura encendió su cosmos para que el joven no se congelara, lo cargó en sus brazos y al cabo de unos minutos se encontraba de nuevo en su habitación. Lo depositó con sumo cuidado sobre su cama para desnudarlo completamente y de que no se le enredara un colgante en forma de lobo que llevaba al cuello, y comenzó a limpiarle las heridas con una toalla y agua caliente.
Una vez limpias, aplicó unos ungüentos para que no se infectaran y le puso vendas limpias. Finalmente, cubrió su cuerpo con una gruesa manta y se echó al lado del joven para que su cuerpo se mantuviera lo más caliente posible, pues aún seguía temblando y en un estado semi-inconsciente murmuraba una serie de incoherencias.
Era ya muy tarde cuando Shura vio que el jovencito se iba tranquilizando y ambos pudieron conciliar un tranquilo y apacible sueño.

El caballero de Capricornio se despertó ya muy entrada la mañana puesto que con el largo viaje y los sucesos de la noche anterior había estado agotadísimo. Vio que aún llevaba la ropa de viaje del dia anterior, sonrió para sí mismo y se fue a la ducha de la que salió con tan sólo una toalla alrededor de la cintura. Se había dejado la ropa en el dormitorio y al regresar creyó que el joven asgardiano aún dormía.
La sorpresa en verlo despierto, aunque algo atontado e intentando levantarse, fue mayúscula. Shura fue hacia él de un salto, le puso la mano en los hombros y le dijo:
-No, muchacho, no te muevas, estás muy débil todavia.
-¿Qué estoy haciendo aquí?-preguntó secamente.
-Te encontré cerca de las ruinas, un lobo me guió al lugar donde estabas.

Fue entonces cuando los ojos del chico se llenaron de lágrimas que caían de sus bonitos ojos como si de una fuente se tratara. Instintivamente Shura, semidesnudo como estaba, lo rodeó con sus fuertes brazos y lo abrazó como si fuera un niño pequeño, acariciándole el cabello.
Extraños pensamientos empezaron a rondarle por la cabeza sin saber por qué, ya que no se había sentido así desde que Aioros de Sagitario aún vivía en el Santuario.

Flashback.

Cuando Shura era aún un niño y vivía en España, sus abuelos (sus padres estaban muertos) recibieron una carta del Patriarca del Santuario invitando a Shura para que entrenara como candidato a la armadura dorada de Capricornio.
Desde chiquitín era un niño muy leal, valiente y que cuando hacía una promesa siempre cumplía con ella. Sus abuelos quedaron muy tristes, pero vieron que aquella era una gran oportunidad que no podrían dejar pasar, por lo tanto Shura tuvo que irse a aquel lejano lugar pero prometió que haría siempre todo lo posible para que sus abuelos siempre se sintieran orgullosos de él. No descansaría hasta que fuera suya la armadura de Capricornio.

Al llegar al Santuario, Shion le dio la bienvenida al igual que a los otros postulantes que ya habían llegado y se dirigían a sus respectivos templos. Algunas armaduras doradas ya tenían dueño: la de Libra pertenecía a Dohko, el viejo camarada del Patriarca, que vivía la mayor parte de su tiempo en China. La de Géminis, pertenecía a un chico griego llamado Saga, que era algo mayor que Shura. La de Aries, era aún de Shion, el Patriarca quien tenía bajo su tutela a un jovencito tibetano llamado Mu de Jamir. La de Virgo, que pertenecía a un niño de 6 años llamado Shaka, que provenía de la India y de quien se decía que era la reencarnación de Buda. Por último, la de Sagitario pertenecía a otro chico griego de la misma edad que Géminis y que se llamaba Aioros.
Debido a que su casa y la de Aioros eran vecinas pronto entablaron una muy estrecha amistad ya que tenían mucho en común y fue gracias a la ayuda y consejos del caballero de Sagitario que Shura se convirtió en el de Capricornio.
Aioros también tenía un hermano bastante más joven a quien quería mucho y tutelaba ya que ambos estaban solos desde la muerte de sus padres.
El pequeño era candidato a la armadura de Leo y adoraba a su valiente y noble hermano mayor.
Shura también entabló amistad con el pequeño león, aunque Aioros era su mejor amigo ya que sus edades eran más cercanas.
Poco imaginaban que todo cambiaría en muy poco tiempo.

Fin flashback.
avatar
spicadevirgo66
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)

Mensajes : 317
Fecha de inscripción : 13/11/2008

Ver perfil de usuario http://rincondelaserenidad.aforumfree.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La mision (Shura x Fenrir)

Mensaje  spicadevirgo66 el Vie Jun 19, 2009 3:09 pm

CAPITULO 4
Durante largo tiempo el joven asgardiano lloró en los brazos del caballero de Capricornio quien no acertaba a comprender exactamente que le estaba causando tal tristeza, aunque parecía ser algo conectado con aquella casa en ruinas. Las lágrimas de aquel muchacho le recordaron dolorosamente a las del pequeño Aioria cuando se enteró de que su hermano mayor había muerto siendo acusado de alta traición al Santuario y que Shura había sido el encargado en ejecutarle. Aunque Leo y Capricornio se habían reconciliado con el paso del tiempo, sobretodo una vez que se conoció la verdad de lo ocurrido, siempre había existido una sombra entre ellos.

Más tarde, cuando el joven estaba más calmado explicó a Shura quien era:
-¿Cómo te llamas, muchacho?
-Fenrir de Arioto, ¿y tú quién eres?
-Mi nombre es Shura.
-Extraño nombre, tú no eres asgardiano.
-No, vengo de muy lejos.
-¿Por qué me trajiste aquí?
-Estabas muy malherido, un lobo me incitó a seguirlo y te encontré en las ruinas.
-La casa de mi familia...
Shura escuchó con atención el relato de Fenrir, quien le contó que unos días atrás acompañó a sus padres a una cacería con un grupo de sirvientes y nobles de otros clanes.
Cuando ya se habían internado en el bosque, un grupo de bandidos les asaltaron dando muerte a sus padres. Fenrir cayó de su caballo y se hizo una brecha en la cabeza que sangraba con profusión, pero para mayor horror vio como los miembros de su cortejo lo abandonaban a su suerte, incluso aquellos que claramente habían visto que aún seguía vivo.
Con muchísima dificultad se las arregló para llegar cerca de su casa, pero antes de salir del frondoso bosque vio que alguien le había prendido fuego y que estaba siendo desvalijada por un grupo perteneciente a un clan rival.
Temiendo por su vida y el penoso estado en el que se encontraba se quedó allí hasta que todos se fueron. Se desmayó nada más llegar a las ruinas y ahora se encontraba rodeado por los fuertes brazos del caballero de Capricornio.
-Encontré esto- Shura le mostró el colgante en forma de lobo.
-Es el emblema de mi familia. Mi padre me lo dio el día que murió.

Shura se lo puso al cuello y la mirada de Fenrir se endureció.
-!Juro que vengaré a mis padres!
-De momento no estás lo suficientemente fuerte ni para levantarte. Así que será mejor que te quedes aquí durante unos días.
-!Debo irme ahora! - intentando levantarse.
-!Te he dicho que no!. (Shura le empujó hacia la cama) Primero recobra tus fuerzas y después ya veremos...
-¿Cómo te atreves a hacerme esto?
-!Muy fácilmente, chaval! Aún estás muy debilucho y si encontraras a esos asesinos te harían picadillo. Espera y planea tus movimientos con un poquito de frialdad - le dijo poniéndole las manos sobre los hombros y haciendo que se sentara.
-Tu nombre no me dice nada, ¿de dónde vienes?
-Ya te lo dije, de muy lejos.
-¿Qué haces en Asgard?
-No puedo decírtelo.
-Entonces, ¿cómo voy a fiarme de ti? ¿Cómo sé que no eres un asesino a sueldo de otro clan rival?
-!Porque no lo soy!

Por un momento Shura dudó antes de seguir pero su instinto le decía que podía confiar en el muchacho.
-Pertenezco a la orden de los caballeros de oro de Atena. Yo soy el guardián de la décima casa y vengo a ver a la sacerdotisa de Odín.
-¿A Hilda de Polaris? !Pues lo llevas claro! Desde hace seis meses no concede audiencias.
-¿Por qué?
-Nadie lo sabe, pero están reclutanto a los postulantes para los puestos de Guerreros Divinos. Las armaduras de Alfa, Beta, Zeta y Delta ya han sido otorgadas. Creo que la de Eta lo será de aquí a unos días. El caballero de Epsilón murió hace poco y buscan a su sucesor... Eso sólo significa una cosa.
-¿Qué?
-Guerra.

*Entonces los rumores son ciertos*
avatar
spicadevirgo66
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)

Mensajes : 317
Fecha de inscripción : 13/11/2008

Ver perfil de usuario http://rincondelaserenidad.aforumfree.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La mision (Shura x Fenrir)

Mensaje  spicadevirgo66 el Dom Jun 21, 2009 7:37 am

-¿Quién sabe?, !por cierto, Shura!, aún no te he felicitado por haberte convertido en el caballero de Capricornio- le dijo abrazándolo.
-Muchas gracias, amigo mío - dijo el más joven nerviosamente al sentir tan íntimo contacto con el cuerpo desnudo de Sagitario. Antes de separarse Aioros le susurró al oido.

-Ven a mi casa esta noche, tengo una sorpresa para ti.- Sagitario le besó los labios apenas rozándolos.
-Oh!....¿y Aioria? - dijo Shura algo sonrojado.
-No te preocupes, el peque estará con los otros postulantes a las armaduras de oro. Con un poquito de suerte mi hermanito será el caballero de Leo. ¿Quién lo iba a decir?
-Ya veo...
-Lo dicho, te espero en mi casa para cenar esta noche.

Volvió a besarlo, esta vez con mayor intensidad, pero pronto tuvieron que dejarlo porque los otros chicos ya venían.

Aquella noche y las tres que siguieron fueron las más inolvidables para Shura puesto que Aioros también le correspondía, nada más y nada menos que el caballero más popular del Santuario. Hasta entonces aquel había sido el tiempo más feliz de sus vidas. Sin embargo, no sabían que una sombra los acechaba y que pronto la tragedia cambiaría el curso de sus vidas para siempre.

Fin flashback


-Fenrir, no... por favor... párate.

FIN de la primera parte.
avatar
spicadevirgo66
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)
Hestia, diosa del fuego. (Administradora). Bud de Alcor (RPG2)

Mensajes : 317
Fecha de inscripción : 13/11/2008

Ver perfil de usuario http://rincondelaserenidad.aforumfree.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La mision (Shura x Fenrir)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.